El Consejo General de Enfermería pide a las Autonomías que mejoren la logística y la gestión de la vacunación del COVID-19

MARINA VIEIRA.- Las Comunidades Autónomas de España han comenzado a administrar la vacuna del COVID-19 entre su población. Las fiestas navideñas y el complejo sistema de reparto de las vacunas ha hecho que haya ritmos muy distintos en la vacunación. Ante esta situación desde el Consejo General de Enfermería se ha pedido «una coordinación y planificación adecuada entre Comunidades Autónomas», explica Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería. «Lo que no es bueno es que cada una tenga un ritmo diferente y que haya distinta inversión dedicada a este personal específico que administra la vacuna», añade el presidente de las enfermeras españolas.

Desde el organismo enfermero se considera, sin embargo, que es temprano para hacer un balance de cómo se está desarrollando la campaña de vacunación teniendo en cuenta las fechas en las que se ha iniciado. «Debemos esperar a las próximas fechas, sobre todo a partir del 11 de enero, cuando ya estemos fuera del periodo vacacional y se disponga del personal suficiente. A partir de esa fecha, en unos 15 días, sí que podríamos extraer conclusiones de lo que está ocurriendo», explica Pérez Raya. 

Además, añaden, que es comprensible que esta campaña de vacunación conlleve mayor complicación teniendo en cuenta no sólo que «el primer ámbito de vacunación, el sociosanitario, es complejo. Hay que desplazar equipos a vacunar a estos centros, hay que coordinar las agendas para que se pueda vacunar tanto a los residentes como al personal sanitario y por lo tanto dificulta mucho la coordinación para poderlo hacer de una forma tranquila, como podría ser en un Centro de Salud o un hospital, donde el proceso será más ágil», concreta Pérez Raya. Si no que también es complicada la logística desde el punto de vista del transporte, la conservación y la distribución, «se requieren equipos especializados que hagan todas esas fases de administración de la vacuna y hay que hacer un registro específico por lo que se complica el proceso», añade el presidente de las enfermeras españolas.  

Gestión adecuada

Por esta razón consideran esencial invertir esfuerzos en una adecuada gestión en el proceso de la vacunación. «La clave de la vacunación son las enfermeras, pero en este caso el problema no es tanto de falta de profesionales, sino de cómo se gestiona o se organiza la logística para vacunar. Hay bastante disparidad regional en el progreso de la inmunización de la población en esta primera semana. Un ejemplo claro es Asturias, que tiene una ratio de 6,5 enfermeras por cada 1.000 habitantes y ha administrado el 80% de las dosis recibidas. Mientras, Madrid, con 6,7 enfermeras por cada 1.000 habitantes, una cifra superior a la ratio que tiene Asturias, sólo ha empleado el 11,5 de las dosis asignadas. Cataluña, Cantabria o Castilla-La Mancha están en esa misma línea, aunque confían en elevar el ritmo en las próximas semanas. Claramente, por tanto, se refleja un déficit y diferencias regionales en materia de gestión y de organización. Eso es lo que tienen que mejorar las diferentes Comunidades Autónomas», puntualiza Pérez Raya. Reconocen que también es «importante tener en cuenta que hay Comunidades Autónomas que están guardando un 50% de las vacunas asignadas para asegurarse una segunda dosis».

Las enfermeras españolas piden al gobierno una correcta gestión de recursos humanos en esta campaña de vacunación clave para la sociedad española y reclaman una remuneración adecuada para las enfermeras. «También solicitamos formación de más equipos para que se amplíe la cobertura y una gran campaña de información, porque seguimos detectando reticencias para vacunarse tanto entre la población como en los profesionales», recalca Florentino Pérez Raya. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *